REFLEXIONES SOBRE LA BRECHA DIGITAL Y EL M-LEARNING

En un 2022 donde la educación bajo un modelo híbrido dará mucho que hablar y hacer, me parece oportuno reflexionar brevemente sobre los datos ofrecidos por #SpeedTest en su Ranking mundial sobre velocidad de internet móvil.


Es impresionante cómo uno de los dispositivos tecnológicos más utilizados en el mundo como lo es un #smartphone (más del 50% de la población mundial tiene uno), todavía no logra resolver el nivel de velocidad que requiere el actual uso educativo de #Internet.


Como podemos observar en la siguiente imagen, mientras más oscuro el color, mejor es la velocidad de descarga informada por dicho ranking.


Y si, además, estos dispositivos (teléfono celular o móvil) lideran las preferencias respecto al uso y conexión a internet, me pregunto cómo ha logrado permear la educación en línea (#educaciónonline) durante la pandemia.


El uso de gamificación, encuestas, nubes de palabras, cuestionarios, videos y presentaciones en formato digital (generalmente compartidos mediante aplicaciones que requieren conectividad a internet), claramente no ha llegado a todos y todas quienes, como docentes, deseamos que lleguen.


El mapa se basa en datos de velocidad de bajada o descarga medidos por Mbps, donde el promedio es de 34,75 Mbps. Cabe mencionar que 49 de 140 países logran superar dicha cifra. Pero, más allá de cuántos países están al tope del ranking, me pregunto por qué existe, todavía, una pronunciada brecha digital de acceso y conexión entre los distintos países estudiados.


Un ejemplo de ello es Chile, ya que en cuanto a banda ancha fija se refiere se posiciona entre los cinco mejores países y respecto a la velocidad de internet móvil, sólo logra la 109º posición, con poco más de 15 Mbps. Y cómo no mencionar a Venezuela, Palestina, Afganistán, Turkmenistan y Yemen, que todos juntos no logran superar dicha velocidad.


Todo lo anterior, en contraste con Emiratos Árabes Unidos, Noruega y Qatar, países que lideran (en ese orden) el ranking global de SpeedTest. con poco más de 135 Mbps, en el caso del primer lugar.


Tres de las dimensiones que trabajo para explicar la brecha digital desde el concepto de hospitalidad digital, son:


- Factores socioeconómicos

- Factores geográficos

- Factores etarios


En el mapa podemos revisar que, nuevamente, el llamado eje Sur-Sur sigue estando por debajo de la media global (salvo Australia y Nueva Zelanda) y esto nos habla de cómo las desigualdades por los dos primeros factores se traspasan a los entornos digitales. Y en el caso de la diferencia generacional o brecha por factores etarios, sin tener todos los antecedentes, mi preocupación radica en qué nivel afecta esto en el acceso a plataformas educativas basadas en modelos híbridos y, especialmente, en modelos basados en m-learning. Lo que sí sabemos, es que las personas mayores están ocupando cada vez más la conectividad móvil y que los y las jóvenes prefieren el uso de estos dispositivos por sobre los estacionarios o de escritorio.


Tenemos muchos desafíos frente a este cambio de paradigma en contexto de la era digital y de los efectos de la pandemia en la educación.



#hospitalidaddigital #brechadigital #alfabetizacióndigital #Chile #educación #mlearning #educaciónhíbrida

21 visualizaciones0 comentarios